Spanish

APRENDIENDO ESPAÑOL: ¿TE GUSTA EL CINE?

APRENDIENDO ESPAÑOL: ¿TE GUSTA EL CINE?

APRENDIENDO ESPAÑOL: ¿TE GUSTA EL CINE?

By Angela, Flooant Spanish Teacher from Spain

Ver películas en versión original puede ser un buen aprendizaje para acostumbrar tu oído a los

nuevos sonidos del idioma. Puedes intentar ver las películas de la siguiente forma, según tu

nivel:

Nivel intermedio-bajo: Escuchar la película en tu idioma y con subtítulos en español.

Esto te permitirá aprender vocabulario, expresiones concretas e identificar los

diferentes acentos (de este tema ya hablaremos en otros posts).

Nivel medio-alto: Escuchar la película en español y con subtítulos en español. Cuando

no entiendas el lenguaje hablado podrás leer los subtítulos. En ocasiones, los diálogos

pueden ser largos y/o los actores es posible que hablen rápido, por esta razón los

subtítulos te serán de gran ayuda para seguir la película con mayor facilidad.

Nivel alto: Escuchar la película sin subtítulos ¿te atreves? es posible que, aunque

tengas un nivel alto no comprendas todas las palabras, pero lo más importante es

entender el mensaje global. No hace falta que entiendas “palabra por la palabra”, lo

importante es captar los mensajes en su conjunto.

Yo soy una amante del cine gracias a mi padre. El primer recuerdo que tengo es cuando mi

padre me regaló un vídeo VHS. No puedes imaginar la felicidad que surgía en mi cada vez que

mi padre traía cintas de vídeo cada fin de semana.

¿Te gusta el cine? ¿crees que puede ser una buena forma para aprender el idioma y observar

la visión cinematográfica desde diferentes perspectivas?. Como amante del cine que soy me

doy cuenta que cada país tiene su forma peculiar a la hora de contar historias.

Por lo general, el cine americano me resulta bello en su conjunto porque casi siempre cuenta

grandes historias. El cine francés me apasiona porque su comedia es exquisita y visualmente es

muy colorista. Y el cine español no sabría cómo describirlo sin generalizar. Bajo mi punto de

vista, es un poco oscuro y suele contar historias crudas, pero en mi siguiente post te

recomendaré una comedia española… aunque también quiero decirte que no solo voy hablar

del cine de España, ya que en Sudamérica existen grandes películas que mencionar.

Decía Ingmar Bergman: “Ningún arte traspasa nuestra consciencia de la misma forma que lo

hace el cine, tocando directamente nuestras emociones y profundizando en los oscuros

habitáculos de nuestras almas”.

Prueba a ver una película en español, emociónate y disfruta de la experiencia, será un buen

motivo para comenzar una conversación ¿te animas?.

Speak your Language, Share your Culture

Though politically and grammatically correct, true Hondurans don’t call themselves “hondureños”. A native Honduran would call them self a “catracho”. In my year and a half spent living in Honduras, I found the most exciting part of learning Spanish was not the lists of vocabulary or conjugation charts, but rather the people adopting me into their culture, in this case, the “catracho” culture.

Native speech varies even amongst countries who speak the same language: the Honduran word “macizo” and the Guatemalan word “bakan” (both translating to “awesome”) are prime examples. The opposite happens with the word “mantequilla”; in Mexico it’s butter, but in Honduras it’s a type of sour cream.  In all three countries most of the population speaks Spanish, but even as neighbors the native tongue is slightly different than that of what’s on the other side of the border.

Toward the beginning of my time in Honduras I struggled to have other people understand my textbook-like Spanish. I couldn’t pronounce everything properly, and some of the vocabulary I used didn’t quite fit into the “catracho” culture. I’d ask for butter, and they’d give me sour cream! I could communicate, but not fully express myself. To help my situation, my good friend and I decided to start every day by saying to one another “PURA CATRACHA!” or “PURE HONDURAN!” From then on, I really wanted to master Spanish because I wanted to be just like my amigos catrachos!

The people I met in Honduras really helped me to refine my Spanish skills by practicing with me. I would listen to their accent or their phrasing and try to mimic them exactly, something I could have never done in school. Studied Spanish is useful, but native Spanish is beautiful.

I benefited greatly from the help of my friends; they were always more than happy to share their culture with me through their language. It was so exciting and personal to them bringing me into their world. Them speaking their language with me was truly them sharing their hearts. And now, I can say that I’m PURA CATRACHA!